Ni contaminación, ni leches!

Publicado: 13 febrero, 2011 en Sin categoría

Escribo porque esto es un blog y hay que escribir. Y lo hago sobre deporte porque este es un blog de deporte y como lo más relevante de este fin de semana ha sido mi primer entrenamiento de treinta kilómetros corriendo, voy a escribir sobre ello.
Ayer me fui de mi casa y subido a mis zapatillas con cordones, me encaminé mediante mis piernas a un ritmo suave pero de esa manera en la que se muestra esfuerzo a la gente que te observa, hacia la Casa de Campo. Una vez allí, como no sabía donde ir, contiué corriendo por esos caminos, que de tan vistos ya, cada día son más bonitos… y cuando me quise dar cuenta, ya estaba en casa de vuelta, pero con algo más de treinta kilómetros en mi cuerpecillo. El pulsómetro me dice que me porté como un campeón!
La primera vez de la temporada que corres treinta kilómetros, siempre es duro, pero por una vez en la vida, se me hizo fácil, ameno y me dejó sin secuelas habituales… nada de ampollas o tendinitis. Visto esto, creo que es porque ya voy siendo mayor y empiezo a hacer las cosas bien, cuidándome, estirando lo debido, cuidando el material… Es una maravilla poder subir las escaleras sin dolores ni cansancio! Esto me hace estar más ilusionado que nunca -otro objetivo: Incluir la palabra “ilusión” en cada entrada- y con unas ganas tremendas de que llegue el día del maratón.
Amo este deporte, amo los maratones y sobre todo, amo al Maratón de Madrid! La ilusión de correr en Barcelona, rodeado de amigos, con la oportunidad de hacer marca personal, dadas las inmejorables características de esa carrera, empequeñece -sin menospreciarla en absoluto- cuando la comparo con la ilusión de correr en Madrid por esos 42.195 metros tan maravillosos de mi casa! Espero estar ahí durante muchos años. No he hecho nada en mi vida que duela tanto como correr el Maratón de Madrid, pero a la vez, pocas cosas han hecho que sienta tantas cosas buenas como esta carrera.
Por eso la ilusión de salir a correr, porque sin un objetivo como este, no lo haría, la verdad… estaría dando pedales, lo más seguro. Pero llegar a meta en el Paseo de Carruajes del Retiro, justifica esa maravillosa mañana invernal de treinta kilómetros.
La carrera fue alucinante de bonita. El tiempo inmejorable, mogollón de gente haciendo deporte y sintiéndose sanos a pesar de la contaminación y de la velada excusa de la gente que NO HACE DEPORTE, que va diciendo que hacer deporte con la contaminación tan alta es malo. MÁS MALO ES QUEDARSE EN CASA SIN HACERLO CADA DÍA DEL AÑO!!! Y qué coño, que estamos en Madrid y aquí nunca habrá poca contaminación. Yo viví lo que muchos no vivísteis el sábado por la mañana… peor para vosotros!
Ahora tras esta caótica entrada en el blog, me voy a dormir, con la convicción de que este año habrá, no una, si no dos metas de sendos maratones esperándome!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s